es

IEB

Universitat de Barcelona logotipo
Noticias

Académicos y responsables de I+D reivindican la Universidad como motor de innovación pero admiten que hay que avanzar en transmisión del conocimiento

 

Expertos, empresas y responsables políticos apuestan por un cambio de modelo universitario para avanzar hacia una universidad competitiva que promueva la innovación y se enfoque a la demanda de la sociedad. Estas son algunas de las conclusiones del Simposio Universidad, Innovación y Territorio, organizado por el Instituto de Economía de Barcelona

 

  

 

Académicos, representantes de las principales universidades públicas catalanas y del mundo de la empresa coinciden en reconocer que la Universidad catalana y española ha hecho una salto importantísimo en investigación en los últimos 25 años pero, admiten, el gran reto ahora es crecer en transmisión del conocimiento a la sociedad. Así lo han apuntado el rector de la UB y presidente de la ACUP (As. Catalana de Universidades Públicas), Dídac Ramírez, y Jordi Marquet, director del Parc de Recerca de la UAB, en el Simposio Universidad Innovación y Territorio, organizado por el Instituto de Economía de Barcelona. El rector de la UB recordaba ayer, en la inauguración, que España ocupa un lugar destacado en producción científica pero baja  en transferencia del conocimiento y hacía un llamamiento a empresas y universidades para avanzar juntos hacia la innovación. Jordi Marquet también admitía que “hay un desequilibrio entre el nivel de investigación universitaria y el de innovación” y aseguraba que “promover la transferencia de conocimiento a la sociedad es el gran reto para los próximos años”.

Cambio de modelo universitario

Durante el simposio también ha habido coincidencia en la demanda de un nuevo modelo universitario para mejorar la cooperación universidad-empresa. Desde el ámbito académico, Francesc Solé Parellada, catedrático de Organización de empresas, director del Programa Innova (UPC) y vicepresidente de la Fundación CYD, ha defendido hoy una universidad gestionada como “una empresa del conocimiento” que impulse su tercera misión (compromiso con la sociedad) y, por lo tanto, “cambie los diseños organizativos, los incentivos y la estrategia, enfocándose a la demanda de la sociedad”. Solé Parellada ha reconocido el “salto de gigante” que ha hecho la universidad española en investigación desde 1980, pero también ha señalado las grandes limitaciones para avanzar hacia una universidad emprendedora y comprometida con la sociedad. Así, ha afirmado que “en España ni la legislación ni la financiación están pensadas para que se creen universidades emprendedoras” y ha pedido “un cambio cultural respecto a la tercera misión de la universidad”, la de promover la innovación.

El presidente de la Fundación IEB, Joaquim Coello, también defendió ayer más autonomía y competencia para conseguir un modelo universitario “que responda a las demandas de la sociedad con eficiencia de resultados, que se adapte al cambio permanente, promueva emprendedores, responda a los cambios del mercado y persiga la excelencia en áreas especializadas”.

Desde la Administración, el director general de Recerca de la Generalitat, Josep M. Martorell, también ha marcado como objetivos del gobierno para los próximos años implementar un modelo diferente de universidades y mantener un liderazgo en el ámbito de la investigación, a pesar de admitir que no habrá incrementos presupuestarios en los próximos 4 años. El nuevo modelo, según Martorell, pasaría por medidas como incrementar tasas y hacer el acceso más equitativo; reducir la oferta de másteres en un 30% en dos años; compartir servicios, principalmente en tecnología; promover la universidad como driver de innovación; y avanzar hacia un nuevo modelo de governanza. Por su parte, el director general de Política Universitaria del Ministerio de Educación, Juan José Moreno, ha apostado por un cambio hacia la especialización de la universidad española y hacia la implicación de la universidad en el desarrollo regional.

Desde el ámbito empresarial, el responsable de innovación de Agbar, Fernando Rayon, se ha sumado a la petición de mejores incentivos universitarios para avanzar en la transmisión del conocimiento a la empresa. Por su parte, el presidente de Laboratorios Esteve, Antoni Esteve, ha sido crítico con la situación y ha admitido que las empresas dedican poco a I+D, que las universidades no generan conocimiento suficiente que pueda ser trasladado al sector productivo y las administraciones no generan suficiente visión y proyectos ilusionantes a la sociedad para ser más competitivos en la industria del conocimiento. Esteve ha mostrado la preocupación del sector empresarial ante una posible pérdida de competitividad respecto de otras regiones.

El experto en innovación Adam B. Jaffe, recomienda mejorar los incentivos
En el ámbito académico, el profesor Adam B. Jaffe (University of Brandeis, EEUU), internacionalmente reconocido por el estudio de la transferencia de conocimiento y la innovación, pronunció la conferencia inaugural y aseguró que “los incentivos para los investigadores y las universidades para buscar aplicaciones comerciales son clave para mejorar la contribución de la investigación universitaria a la sociedad”. También recordó que, con este sistema de incentivos, en los EEUU el 2009 operaban más de 3.500 startups basadas en adelantos tecnológicos universitarios, la empresa privada invirtió más de 54.000 millones de dólares en investigaciones universitarias y se ingresaron 2.300 millones de dólares por patentes de centros universitarios (en el Estado español 2,6M€).

Pero, más allá de las patentes y los adelantos tecnológicos, Jaffe también recordó que la mayor contribución de la universidad a la sociedad es formar futuros trabajadores muy preparados, y recordó que “un territorio sin una población activa muy preparada no podrá tener éxito en la salida de la crisis”. También advirtió que los recortes en presupuestos de investigación en la universidad o la empresa son errores de cara al futuro, que pueden complicar la salida de la crisis para determinados sectores.
El Simposio Universidad, Innovación y Territorio, que se ha cerrado hoy en La Pedrera de Barcelona, ha sido un encuentro de dos días donde expertos en innovación, empresarios y reponsables políticos han debatido fórmulas que fomenten la contribución de las universidades a la innovación y al desarrollo. El simposio, organizado por el Instituto de Economía de Barcelona (UB), ha contado con el apoyo de la Asociación Catalana de Universidades Públicas (ACUP) y la Fundación Conocimiento y Desarrollo (CYD).

Para más información, consultar en la WEB DEL SIMPOSIUM ON UNIVERSITIES, INNOVATION AND TERRITORY

Esta web utiliza cookies para personalizar la navegación y mejorar sus servicios. Si continúa navegando, usted acepta su uso de conformidad con nuestra política de cookies. Ver más información